El último mes, João Pelicano Paulos, uno de los erasmus de ESN Valencia UPV fue elegido como el primer SocialErasmusHero de 2017, debido a su enorme participación e implicación en el proyecto SocialErasmus y en las actividades Erasmus in Schools. ¡Enhorabuena otra vez, João!

Erasmus Student Network ya ha hablado suficiente de él, así que desde nuestra sección hemos pensado que es el momento de darle a él la palabra. Sin más, las palabras de nuestro #SocialErasmusHero:

 

Hace un año me estaba imaginando venir de Erasmus. Y claro, ¿qué piensa uno cuando piensa en Erasmus en Valencia? Pues yo pensaba en sol, fiestas, calor, estudiar, dibujar, etc. Y estaba en lo cierto. En casi todo. Erasmus es mucho más que eso. Por lo menos aquí.

En septiembre conocí ESN Valencia UPV. Una vez más, pensaba “bien, vamos a fiestas, vamos a viajes y así”. Y, una vez más, me engañaba. La ESN es mucho más que eso. Por lo menos aquí.

Pasa un tiempo y oigo sobre una actividad de SocialErasmus: Erasmus in Schools. A mí me encantan los niños, me encanta como siempre miran el mundo con una inocencia que nosotros una vez tuvimos pero que el mundo nos obligó a perder; me encanta como siempre consiguen estar alegres, haga sol o haga lluvia; pero me encantan especialmente porque cuando se les das un poco de ti, ellos te dan todo de ellos. Y, poder compartir con estos niños una parte de mi es algo único, porque sé que en cambio voy a recibir, seguramente, un “muchas gracias”, una sonrisa, un abrazo. Y no hay fiesta que pague eso. Por lo menos aquí.

Llega diciembre. La navidad y el tiempo de volver a casa está muy cerca. Se acercan las fiestas de despedida, diversión navideña y buena comida. Recibo un mensaje de ESN Valencia UPV preguntando si quiero agregarme a una actividad de SocialErasmus, una merienda con gente mayor. Casi más de lo que me gustan los niños, me gusta la gente mayor. Me encanta como siempre hablan del mundo con un conocimiento de vida inmenso que nosotros nunca oímos y que ellos no se cansan de contar. Me entristece como puede haber tanta gente que esté sola y que tan poca gente se preocupe por ellos, porque ellos pueden ser nuestro pasado, pero representan nuestro futuro. Pero me encantan especialmente porque me hacen recordar mis abuelos. Y, poder compartir una tarde con gente así me enriquece el corazón. Oír sus historias, sus chistes, su vida, es como un viaje. Y no hay viaje que sustituya este. Por lo menos aquí.

Pasan las vacaciones, vuelvo a Valencia. Vuelven las fiestas, las cenas, la playa, las carreras y los viajes. Continúo inscribiéndome en las actividades Erasmus in Schools porque no quiero que muera la crianza dentro de mí. Sigo yendo a las meriendas con los abuelos, porque quiero saber mi pasado y preparar mi futuro. Pero surgen actividades nuevas. “João, ¿qué tal un día de voluntariado con PayaSOSpital en el rio?” “Claro, ¿porque no?”. Y me fui, al final, ¿por qué no?. ¿Por qué no pasar un día entero bajo el sol, en pie? ¿Por qué no pasar el día pintando caras a niños? Porque cuando llega el primer niño y te saluda con una sonrisa suya, todos los dolores de piernas y pies desaparecen y percibes por qué estás allí. Porque ser voluntario no es solo vestir una t-shirt, es hacerla parte de tu piel, es hacerlo porque quieres hacerlo dando lo mejor de ti. Y poder compartir mi sonrisa con ellos y darles un día especial, bajo el sol, es como un día de playa. Y no hay playa que me alegre como esta. Por lo menos aquí.

Sigue pasando el tiempo, siguen apareciendo actividades. Ahora surgió la posibilidad de comer con la “Casa Caridad de Valencia” y jugar un partido de futbol. Odio el futbol, pero ¿por qué no olvidar eso y pasar un buen rato? Al final, creo que me gusta un poquito, puede ser porque esta gente hace de un simple partido una pasada. Lo juegan con el alma. Te hacen parte de su equipo, y tú los haces olvidar por un par de horas la realidad y, somos solo nosotros, de igual para igual, como debería ser. Y, poder cocinar algo de mi cultura para ellos, darles un poco de mí y recibir, con tanta gratitud, un “gracias por todo” acompañado de una sonrisa y un abrazo, es como una fiesta de campeones. Y no hay campeones que se comparen a estos. Por lo menos aquí.

Empieza la primavera en Valencia, y con eso, sabemos que llega también el sol, el calor, y claro, la playa. A quien no le gusta irse a la playa, broncearse, bañarse, comer con los amigos y jugar un buen partido de beach volley. Pues a mí sí. ¿Y si me dicen que lo puedo hacer con un grupo de gente tan espectacular que además de hacer esto todo, limpia las playas? Pues a mí, me encantaría. Y me encantó. Aprender nuevas cosas, conocer nueva gente, cruzar culturas y, por coincidencia, rutas de vida, y quemarte la mitad del cuerpo porque te olvidas de poner la crema, creeme, vale la pena. Y, poder limpiar la playa donde me voy a relajar un día y poder hacerlo así, con estas personas, es como estudiar al aire libre. Y no hay “aire libre” como este. Por lo menos aquí.

Hoy fui elegido como Social Erasmus Hero. Me lo dijeron y no me lo creía. Es broma, seguro. Pero no. Es verdad.

En septiembre he conocido ESN Valencia UPV. Y hoy ellos me conocen a mí.

Hoy han decidido darme la honra de poder representar el (Social) Erasmus en Valencia. Han visto en mí, quizás, lo que yo no veía. Pero hoy veo. Gracias a ellos, he descubierto la verdadera Valencia. Las verdaderas personas que hacen de Valencia la ciudad que es. Gracias a personas como ellos, personas como yo, a quienes les gusta conocer y ayudar a otros, pueden realmente hacerlo. Gracias a ellos, puedo ser el Hero. Gracias a ellos, el Erasmus no es solo fiestas, cenas, playa, viajes, sol y calor. Gracias a ellos, Erasmus es esto todo, y mucho más. Por lo menos aquí.

Muchas gracias. “

João Pelicano Paulos

SocialErasmusHero

 

Gracias a ti por dejar tu marca en Valencia, João.